Seguidores

jueves, 9 de diciembre de 2010

¿No es de locos sentirse feliz justo en este momento?

Continuó besándome el pelo, la frente, las muñecas... pero nunca los labios y eso estuvo bien. Después de todo, ¿de cuántas maneras se puede destrozar un corazón y esperar de él que continúe latiendo? En los últimos días había sobrevivido a un montón de cosas que deberían haber acabado conmigo, pero eso no me hacía sentirme más fuerte. Al contrario, me notaba tremendamente frágil, como si una sola palabra pudiera hacerme pedazos.





1 comentario:

  1. es todo un lujo pasearme por tu blog
    un fuerte abrazo desde Reus Catalunya

    ResponderEliminar